lunes, 13 de marzo de 2017

Tubecon Spain. YouTube año cero



Tubecon se celebró en Madrid en el mes de Febrero. Tubecon ha sido el mayor evento sobre los youtubers realizado hasta la fecha. Han pasado los suficientes días como para que los sentimientos hayan madurado y me lance a dar mi visión de lo vivido. Mi implicación en el proyecto me ha ocupado prácticamente siete meses de dedicación casi plena. Un proyecto único, difícil, com mucha complejidad y continuos imprevistos, como si se tratara de un viaje a algún lugar desconocido.

El resultado final de todo ese trabajo tuvo lugar el 18 de Febrero de este año en Madrid, en el Wizink Center, con la partipación de más de 200 youtubers y la asistencia de 4.000 personas a lo largo de las 8 horas de evento. Los medios, tanto digitales como tradicionales, cubrieron ampliamente el evento por lo que puede que algo te haya llegado. Este post es una visión desde dentro y personal de las vicisitudes por las que ha transitado la organización de Tubecon en lo que a mi me afecta.





La historia de Tubecon para mí comienza a mediados de primavera de 2016 casi simultánea al inicio de mi colaboración con la startup Tarkinia, poco tiempo después de haber colaborado en la puesta en marcha de otral startup, NeverSeen,  creada bajo los auspicios del grupo Damm principal impulsor del proyecto. Unos meses agitados - podría decirse que siempre lo son en mi caso- de mi carrera profesional. En menos de un año había trabajado en la activación de dos nuevos proyectos para el sector audiovisual. Tubecon aterriza justo cuando estamos definiendo las líneas de actividad de Tarkinia. El mundo de los youtubers y las llamadas multichannel networks no era nuevo para mí ya que había trabajado con anterioridad, durante casi dos años,en ese territorio en Endemol, dirigiendo la unidad digital del grupo, Endemol Beyond, que incorporaba a la multichannel network Tuiwok Estudios, compuesta por más de 100 creadores. Habíamos explorado el mundo de los eventos con la organización conjuntamente con Google de la Google+ Xmas Party en el cine Callao en pleno centro de Madrid.  Puedes ver la noticia con vídeo en Verne (El País) aquí. Creo que fue el primer evento que reunía a tantos youtubers y tan relevantes. Tiempo antes había tenido lugar YouFest en 2012en el Matadero de Madrid pero quedó más bien como un prototipo inicial que no levantó el vuelo, en parte por ser un concepto orientado fundamentalmente a lo musical y que trataba de aunar a seguidores de artistas mas o menos indies como Vive La Fete, con algunas personalidades emergentes de YouTube como Wendy Sulca o Delfin hasta el Fin, no tan conocidos en nuestro país. Una ambiguedad en el target y unos precios no aptos precisamente para lo que los organizadores denominaban "generación youtube". ¿Estábamos en otra situación en 2016?

El CEO de Tubecon OY, la matriz finlandesa, venía a España con una "biblia" del proyecto. Un manual teórico de cómo se crea una Tubecon, respaldada por los 14.000 asistentes a la convención de 2015 en Helsinki (ese Verano de 2016, alcanzaría los 19.000 asistentes).  Nuestro trabajo inicial consistió en revisar ese concepto y proveer de feedback. A lo largo del mes de Junio, elaboramos desde Tarkinia nuestro punto de vista que en resumen venía a decir que una Tubecon en España no podría tener exactamente el mismo desarrollo que en los países del norte de Europa. El desarrollo del mercado, la madurez de la comunidad y, por supuesto el idioma, en el sentido de que los youtubers españoles tienen un mercado potencial mucho más amplio que los finlandeses,  hacían necesaria una profunda adaptación.

Más allá de ese trabajo técnico - que iba a suponer un esfuerzo de calibre considerable -, la filosofía de Tubecon me sedujo desde el inicio. Una filosofía que desde el principio me parecía que añadiría mucha complejidad: la idea era "entregar el evento a la propia comunidad". Se trataba de encender la mecha de un movimiento en el cuál los creadores tomasen la iniciativa para llevar la convención en la dirección que quisieran, era una herramienta de empoderadiento para creadores digitales. Para ello, la estructura de la organización se apoyaba en los llamados "wokshops" o grupos de trabajo dónde los creadores abordaban los distintos aspectos del proyecto y tomaban decisiones sobre los mismos. El ADN del proyecto era la co-creación.

Este escenario inicial contenía dos grandes retos. El primero derivó del hecho de que antes de que empezáramos ni siquiera a estudiar el desarrollo del proyecto, se había decidido que Tubecon tendría lugar en el Palacio de los Deportes de Madrid -un recinto enorme a estos efectos -y que la fecha sería el 10 de Diciembre de 2016. Con una perspectiva exterior a nuestro mercado, podría parecer correcto elegir un recinto así, en el pleno centro de Madrid, muy conocido y de fácil acceso. Desde luego lo era en cuanto al simbolismo que supone ocupar el mismo espacio de los grandes eventos en la ciudad por parte de la comunidad youtuber, pero suponía una apuesta importante: es un recinto en el que caben más de 14.000 personas y las expectativas parecían ir en esa dirección en los comienzos. La fecha elegida tampoco había tenido en cuenta que ese fin de semana se encontraba en medio de un "super puente" con festivos los días 6, 8 y 9 de Diciembre en Madrid. Quizás, pensamos, sería favorable para que las personas de fuera de Madrid pudieran acudir al evento.

Pero el segundo reto, era de mayor calado aún. Si Tubecon es un evento en el que la comunidad ha de tomar las riendas, había que conectar con la comunidad, divulgar la filosofía del propio evento y entregarles el control del mismo. No era una tarea que nuestros compañeros finlandeses pudieran hacer, ni siquiera yo aunque hubiera trabajado con algo más de cercanía de algunos de los creadores más relevantes de España. Además no teníamos un storytelling demasiado armónico con los intereses de muchos de los creadores. Sonaba como: "vente a Tubecon (que no tienes ni idea de lo que es),  no te vamos a pagar, por cierto". Había que establecer vínculos profundos con la comunidad y esto probablemente es lo que más tiempo ha tomado de todo el proyecto.

No puedo pasar por alto el hecho de que en mitad de todo el desarrollo del proyecto surgiría otra iniciativa MadFun, liderada por Animal Maker con quién habíamos contado como stakeholder del proyecto junto con el resto de las MCNs (Tuiwok, 2bTube, Divimove, etc). El hecho de que apareciera en el horizonte esta iniciativa financiada por Samsung daba pie a originar cierta distorsión. En primer lugar porque MadFun era un festival puro y duro, enraizado con aquél primer prototipo de festival youtuber, YouFest, y seguía la estela de Club Media Fest que tan bién había funcionado en Latino América. Cómo todo proyecto comercial, se pretendía garantizar el éxito, apalancándose en el top 20 de los creadores españoles que tendrían que trabajar para MadFun de forma exclusiva.

La aparición de MadFun suponía además la necesidad de que ,aún siguiendo una filosofía diferente, este festival fuera un éxito ya que su fracaso marcaría el desarrollo futuro de los eventos con youtubers. Para bien o para mal, MadFun no fue un gran éxito, pero tampoco un fracaso. El hecho de que los grandes creadores no reunieran, por las circunstancias que fuera, a una gran masa de personas, junto a los incidentes que de cuando en cuando implican a algún presunto youtuber, alimentaron las noticias de los medios tradicionales que quisieron dejar patente el supuesto hecho de que los youtubers no son relevantes, se dedican a la burla y no significan ninguna gran tendencia cultural y social. La reacción a esto no se haría esperar.

El problema de la imagen de los creadores en la sociedad ha sido algo que me ha preocupado desde que tomé contacto con él en Endemol. Hay una brecha abierta alimentada desde las dos orillas. Los medios tradicionales y la población adulta tiende a pensar que el fenómeno está construido sobre la superficialidad, la falta de ideas y valores. Los creadores desconfían de los medios tradicionales que los tratan precisamente como adolescentes (por cierto, no todos lo son) que generan polémicas absurdas y que adolecen de conocimientos de todo tipo. Me resultaba difícil en los años de Endemol convencer a los creadores de la necesidad de trabajar en la comunicación pública. Tienden a pensar que no hay nada que hacer, que no importan a los medios tradicionales y que además, no hay necesidad de ello, puesto que estos medios agonizan y ellos han construido una audiencia propia sin necesitarles. Estos argumentos pueden contener algunos elementos ciertos, pero nadie puede sustraerse a la influencia que los medios tradicionales siguen teniendo sobre lo que la sociedad percibe.  Por este motivo no dudé en colaborar en la iniciativa de la Fundación Telefónica para incluir youtubers en la programación de su Espacio. Así nació el ciclo Youtubers, Personas (y cintas de vídeo).  Los creadores comenzaron a participar en mesas de debate junto a personajes relevantes del periodismo, la literatura, la música, etc. demostrando que representan a una nueva generación que tomará el relevo en todas esas actividades pero que tratándose de un relevo que incluye el hecho de que por el camino la conectividad e Internet se han convertido en esenciales, parece un salto aún mayor que los relevos generacionales anteriores. Ya no progresamos al mismo ritmo. Esta nueva generación no tiene por qué esperar para comenzar a crear algo. Pueden actuar ahora, pueden crear ahora y pueden competir en el presente con la generación a la que sustituirán.

Me parece que las semanas posteriores a MadFun junto a la acumulación de comunicación anecdótica, cuando no negativa, con respecto al universo youtuber, supuso un combustible eficaz para el desarrollo de Tubecon. Los esfuerzos por construir vínculos sólidos con la comunidad de creadores, empezaron a dar mayores frutos. También gracias a incorporar al equipo a Koi Samsa, a la que conocía de mi tiempo en Endemol y al apoyo abierto ante la comunidad de Gominuke, a la que también conocía de Tuiwok Estudios, quién se convirtió en la embajadora del proyecto ante la comunidad de creadores.

Lanzamos una llamada a la acción, una declaración publica de que este movimiento estaba en marcha, que era de los creadores y que debía ser una declaración de rebeldía contra las ideas preconcebidas sobre los youtubers. Era necesario hacer un golpe de efecto visible para toda la sociedad:

video

Y la comunidad reacción positivamente:



La celebración de MadFun en Octubre con apenas un mes de separación con la fecha escogida para Tubecon en Madrid abrió la reflexión sobre lo aconsejable de dejar una distancia prudencial entre ambos eventos. Se fijó una nueva fecha para el 18 de Febrero de 2017 que sería ya inamovible.

Los workshops tomaron un ritmo más o menos contínuo de trabajo divididos por áreas del evento: Escenario, paneles, workshops, pre-eventos, comunicación, etc. Los más activos, por la importancia en la estructura del evento,  fueron los tres primeros. Precisamente el ver como un gran grupo de creadores se coordina por si mismo para afrontar un reto de tales dimensiones es una de las grandes lecciones aprendidas. En una nuestra agencia de comunicación (WaytoBlue) invitó a una periodista para que pudiera ver por sí misma como eran estos workshops. Cualquier prejuicio que pudiera tener sobre la profesionalidad de los youtubers se borró de su mente al ver reuniones serias, con reparto de tareas, responsabilidades, etc. Una vez más Koi Samsa, como responsable de la relación con el talento hizo un trabajo impecable.

Mientras los workshops de organización se activaban, me enfoqué en la tarea que se me había encomendado: establecer lazos con instituciones y mantener la relación con las Multichannel Networks. El contacto con el Ayuntamiento de Madrid resultó muy provechoso y pronto decidieron apoyar dentro de sus posibilidades a Tubecon. Junto a ello elaboramos un storytelling, en el que estuve especialmente involucrado, que sirviera de base para toda la comunicación que fluyese al exterior. Una narrativa que hablara de emprendimiento, cultura, literatura, ciencia, entretenimiento. Esta especie de historia transversal y transmedializada de nuestro propósito fue como agua en el desierto. Había sed, por curioso que parezca, para contar desde los medios una historia diferente a lo que la opinión pública había escuchado en los dos últimos años.

Con respecto a las MCNs la actitud tuvo altibajos, en mi opinión por la falta de definición y de conocimiento con respecto a estas de la matriz finlandesa. Las MCNs no entendieron bien cual era su papel en este proyecto probablemente porque no pudimos hacernos entender de la mejor manera. No obstante, lejos de poner obstáculos, facilitaron el desarrollo de la organización. Tuiwok Estudios, Viewin, 2BTube y Divimove fueron clave en determinados momentos del desarrollo.

Otra clave fue la incorporación de los creadores en el equipo permanente de la organización. Más allá del trabajo en el formato workshop, algunos creadores como Porexpan, Zeus, Pats y Chim se involucraron en diferentes tareas como social media, apoyo en gestión de talento, etc. Opino que involucrar a miembros de la comunidad creadora en estas actividades estratégicas aportó frescura y transparencia a todo lo que hacíamos. Junto a ellos un creador audiovisual de alto calibre como Néstor Ruiz que nos permitió contar con vídeos bien elaborados para comunicar tanto internamente como externamente nuestros avances. Su resumen del evento hizo saltar las lágrimas a más de uno

Con los creadores, los partners y las instituciones junto con nuestro trabajo pudimos levantar un programa inédito en el panorama de eventos digitales en Madrid.

Y llegó el día del evento. Dos horas antes de la apertura de puertas los fans hacían cola esperando ansiosos. Más de 150 medios acreditados y una convención que se desarrolló durante 8 horas mostrando la realidad de la creación independiente en YouTube y el vídeo digital. Para mi, un nuevo camino se ha abierto para la industria. Es un nuevo año cero para YouTube por muchas razones, tal vez un nuevo amanecer.


* El resumen del evento en vídeo de Néstor Ruiz aquí


Photo Credit: Miguel Sala Flickr via Compfight cc







No hay comentarios:

Publicar un comentario